facturador electronico

Facturador electrónico en línea, ventajas

Conoce las ventajas de implementar un facturador electrónico para tus clientes.

Por Luis Mertens

No más filas

auto facturaSi puedes leer estas líneas es porque ya estás inmerso en la era digital: la web domina el planeta, estamos en la plenitud de la Web 2.0 y toma auge la Web 3.0. Para que entiendas más claramente, la Web 3.0 es la instauración de herramientas colaborativas, quienes usamos la red ya no queremos atestiguar en el silencio, queremos hacer las cosas, que nos escuchen y nos tomen en cuenta. En lo que a este blog concierne, ya no podemos ir al establecimiento a entregar nuestros datos y esperar a que nos envíen la factura. Queremos hacerlo nosotros, preferimos a quien tenga un facturador electrónico y no tener que dictar y luego cancelar facturas por un dato incorrecto.

Así es, en México ya nos acostumbramos a elaborar nuestras propias facturas desde portales web y ponemos caras largas cuando nos dicen “tiene que traer sus boletos” o nos recetan la fórmula de “anote aquí sus datos y se la enviamos mañana mismo” y no podemos traer todo el tiempo un papelito impreso con nuestros datos, mucho menos la hoja de adscripción al SAT (¡hay quienes todavía la piden!). Nos hemos cansado de esperar y no es raro que dejemos de facturar algo por no tener el tiempo suficiente para realizar el trámite. Por eso preferimos los negocios que nos brindan algún servicio de facturador electrónico en línea.

Lo mejor es la auto factura

Cuando compramos algún producto o contratamos algún servicio, preferimos que el servicio de facturación sea lo más flexible posible. Es evidente que, si tenemos el tiempo, haremos el proceso directo en él local de la transacción. Pero si estamos corriendo hacia una cita preguntaremos si se tiene facturación de tickets en línea. Por supuesto que al obtener una respuesta positiva regresaremos al mismo lugar a consumir.

Con la auto-factura nos hacemos responsables de que los datos ingresados sean correctos, que los montos correspondan con lo que pagamos y que podamos evaluar si esa factura nos servirá o no de algo. En esta misma lógica, cuando tenemos un negocio que cuenta con un punto de venta o que realiza comercio electrónico (e commerce) es mejor que nuestra clientela tenga la opción de utilizar un facturador electrónico que les haga el trámite más cómodo y eficiente.

Incluso, cuando no se nos ofrece un servicio de facturación electrónica en línea, sospechamos que es para evitar que facturemos, sobre todo en los pagos en efectivo. Creemos esto porque los servicios de auto-factura son bastante económicos y fáciles de implementar. Sólo es cuestión de ponerse en contacto con algún PAC que cuente con este tipo de facturador electrónico en línea.

¿Por qué no lo tengo aún?

Porque no te has puesto en los zapatos de tu clientela. No todo en un negocio se trata sobre como tener el mayor nivel de ganancia con la menor inversión. Al contrario, hay que pensar en el bienestar de quienes empleamos, en la calidad de nuestro producto o en la eficiencia de nuestros servicios, en la calidez de nuestro trato y, sobre todo, en la comodidad de nuestra clientela. En todo lo que dijimos entra el tema de la cobranza y la facturación: es muy probable que crecerá nuestra clientela entre más flexible sea nuestra manera de recibir pagos y de emisión de facturas.

Ya no podemos seguir con las actitudes de hace veinte años: hay que buscar un facturador electrónico flexible, como Kiosko CFDI y quitar el letrerito de “por favor pague con cambio”.