innovacion en las empresas

La innovación es cambio

Por Luis Mertens

  • Te decimos qué es la innovación y porque debes prepararte al cambio.

La innovación no es algo reservado a las grandes empresas tecnológicas. Es un proceso que se puede implementar en empresas de todos los tamaños y pertenecientes a cualquier nicho del mercado.

¿Qué es la innovación?

innovarCircula por Internet una definición de innovación realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE): «La innovación es un proceso iterativo activado por la percepción de una oportunidad proporcionada por un nuevo mercado y/o nuevo servicio y/o avance tecnológico que se puede entregar a través de actividades de definición, diseño, producción, marketing y éxito comercial del invento».

Quizá es muy larga, pero coincide con la mayoría de las definiciones y se puede resumir como un proceso repetitivo que reconoce y aprovecha la oportunidad comercial de un nuevo producto, servicio o solución tecnológica.

Lo que debe quedar claro es que la innovación no es sólo un chispazo de creatividad o un insólito producto de la mente de alguna persona adelantada a su tiempo. La innovación es un proceso que se puede implementar en cualquier empresa y a cualquier escala.

Entonces, la innovación empresarial debe entenderse como un proceso de generación de ideas y soluciones nuevas que se puedan implementar como productos o servicios que podrán comercializarse con éxito.

La innovación es cambio

Parafraseando a Braden Kelley, una empresa innovadora transforma una invención en una solución, a una necesidad específica, que se adopte de manera extensa con un valor agregado al resto de las alternativas.

Para poder innovar hay que tener claras las necesidades que buscamos resolver y conocer las soluciones anteriores. Proponer nuevas soluciones implica que abordaremos un problema desde una perspectiva distinta o que haremos más eficiente algo que ya existe. Para esto, debemos mirar con nuevos ojos la realidad a nuestro alrededor y tener la disposición a cambiarla y a cambiar con ella.

A veces el cambio es estratégico. Por ejemplo, cuando la innovación se va a limitar a darle éxito comercial a una novedad que ya está en el mercado pero que poca gente conoce. Esto quiere decir que transformaremos algo bueno en algo atractivo.

En otras ocasiones, innovar consistirá en desarrollar un producto que no existe en el mercado y que se desarrolló desde cero. Después de la invención se invertirá mucho esfuerzo en la comercialización del producto, sino quedaría incompleto el proceso de innovación.

Cuando no se puede crear una nueva solución o la comercialización no es exitosa se deberá iniciar nuevamente el proceso de innovación. Por esto se considera que debe ser repetitivo, para no paralizarse en proyectos frustrados.

Incluso cuando se logra innovar y se tienen los resultados esperados, una empresa continuará el proceso de innovación para buscar el siguiente objetivo, incluso si eso significa desplazar la innovación anterior.

Al ser la innovación una actividad transformadora, exigirá a las personas y a las empresas adaptarse a nuevas realidades, sobre todo si es la misma empresa la que introdujo el cambio. A veces habrá que tomar la decisión de crecer el número de personal o de modificar la organización completa de la empresa. Entre más grande y antigua sea la empresa será mayor la dificultad de romper inercias que no permitan innovar. Sin embargo, en un mundo tan competitivo como el actual, la incapacidad de adaptarse e innovar pude traducirse en la desaparición o el estancamiento.

Por todo esto, decimos que innovar es cambio y debemos reconocer cuando debemos transformar a nuestra empresa para entonces transformar la realidad. Se nos acaba el espacio, pero en otra ocasión abundaremos sobre cómo se implementa y gestiona la innovación en las empresas.