liderazgo empresarial

Liderazgo empresarial: 9 hábitos para lograrlo

Por Luis Mertens

  • Te damos nueve hábitos que pueden ayudar a cualquiera a tener liderazgo empresarial.

La historia de la humanidad está llena de líderes que lograron convencer a otras personas de hacer lo que parecía imposible. Ejércitos, naciones, equipos olímpicos, laboratorios científicos, empresas innovadoras, compañías de todos tamaños, necesitan de alguien que las guíe a través de todo tipo de retos. Por eso, el liderazgo empresarial es necesario en la búsqueda del éxito.

9 hábitos para el liderazgo

Es cierto que nuestro contexto familiar y socioeconómico son factores muy importantes durante nuestro desarrollo. Sin embargo, existen quienes tienen la capacidad de superar situaciones adversas y formarse por medio de trabajo, aprendizaje constante y creando relaciones interpersonales positivas. Cuando estas personas toman decisiones y logran que sean realizadas, entonces hablamos de un líder.

Al interior de las empresas, los liderazgos logran motivar e inspirar a los equipos de trabajo. Es más, se tiene la expectativa de que quienes poseen una empresa o están en puestos gerenciales tengan capacidad de liderar.

Sin importar el tamaño de tu compañía o proyecto, un trabajo arduo te puede ayudar a crear un liderazgo empresarial. Te enlistamos 9 hábitos que te pueden ayudar a lograrlo.

  1. Reconoce a los demás: Debes observar el trabajo y los esfuerzos de tu equipo y hacer explícito el reconocimiento. La gente sabe cuándo alguien es genuino y sincero en lo que dice y suele responder positivamente. No se trata sólo de repartir elogios como si fueran tarjetas, sino de reconocer honestamente los logros de tu equipo.
  2. Toma decisiones: Con confianza, sin temor a la equivocación. Es lo que se espera de quien lidera un equipo, que pueda obtener un panorama amplio de la situación a partir de la información que se le da. Un líder no pide reportes sólo para que los empleados tengan algo que hacer, los pide para tomar la mejor decisión posible.
  3. Asume la responsabilidad: Tomar decisiones implica que existirán los errores y los éxitos. Un líder tendrá la madurez para aceptar ambas cosas sin lastimar a su equipo. Aceptará ante el equipo que se ha equivocado y buscará como corregir el camino. También será capaz de compartir los éxitos obtenidos.
  4. Comunica: Crear un liderazgo no es sólo decir qué hacer o cómo hacerlo, también hay que dejar claro el porqué. Un equipo realizará sus tareas con mayor ímpetu cuando comprende lo que hace.
  5. Escucha: No se puede pretender llevar las riendas de una empresa o de un equipo sin tomar en cuenta a quienes están a tu alrededor. Las juntas no deben ser sólo para que se escuche tu voz y tus decisiones, hay que dar libertad al resto para expresarse y tomar en serio sus ideas, propuestas y críticas.
  6. Sé un ejemplo: Generalmente no se puede pedir lo que no se da. Un líder es puntual, rinde igual o más que el resto del equipo, hace horas extras y se entrega a los proyectos. Pero también muestra una vida equilibrada, da gran importancia a su familia, se mantiene sano y activo.
  7. Retroalimenta: Las empresas están compuestas por personas que se equivocan y están en constante aprendizaje. Un liderazgo efectivo identificará los errores y equivocaciones para corregirlos y no para exhibirlos. Las personas reconocerán un liderazgo cuando se sientan comprendidas, no humilladas.
  8. Busca los retos: Un líder no se quedará estancado en una zona de confort. No tendrá reparo alguno en caminar por panoramas que impliquen mayor esfuerzo y, por lo tanto, mayores recompensas.
  9. Confía: Si has formado un equipo es porque conoces sus capacidades. Haz uso de ellas, delega responsabilidades y estimula la búsqueda de nuevas ideas. Un equipo funciona mejor cuando sabe que tiene autonomía.