productividad laboral

¿Mides la productividad laboral de tu empresa?

Por Luis Mertens

  • Te explicamos en qué consiste la productividad laboral y cómo puedes medirla.

mejorar productividadSiempre es importante tener elementos que nos permitan saber, en términos reales, cuál es el desempeño de nuestra empresa. Una medición que debemos conocer y vigilar constantemente es la productividad laboral. Este cálculo sobre la eficiencia productiva puede realizarse desde pequeños niveles, como un establecimiento artesanal, o una pequeña empresa, hasta grandes actores económicos como una industria, un sector productivo o, incluso, un país.

¿Qué es la productividad laboral?

El INEGI define a la productividad laboral como “la relación entre la cantidad de trabajo incorporado en el proceso productivo y la producción obtenida”[1]. Esta relación es medible y se obtiene a partir de datos que las mismas empresas producen.

El mismo INEGI plantea dos cantidades que pueden servir para la medición de la productividad laboral:

  • Producción media por hora hombre: Cantidad que cuantifica la relación que existe entre el volumen de la producción o de las ventas de una empresa con la cantidad acumulada de horas trabajadas por toda la planta empleada.
  • Producción media por trabajador: Cantidad que nos expresa la relación que existe entre el volumen de producción o de ventas de una empresa con el número de trabajadores de la misma.

Estas cantidades nos van permitir evaluar el rendimiento de nuestra empresa durante un lapso determinado. Para obtener estos números sin cometer errores, puedes entrar a la calculadora del Observatorio de Productividad Laboral.

¿Cómo puedo aumentar la productividad laboral de mi empresa?

En términos generales, podemos mejorar la productividad cuando encontramos la manera de reducir la cantidad de trabajo necesaria para la elaboración o venta de un producto, o la prestación de un servicio.

Siguiendo lo referido por el INEGI, se obtendrán aumentos en la productividad laboral:

  1. Cuando el volumen de la producción se eleva en un ritmo mayor que el trabajo aplicado.
  2. Cuando la cantidad de trabajo disminuye a mayor ritmo que la cantidad de la producción.
  3. Cuando el trabajo aplicado es el mismo y aumenta el volumen de la producción.
  4. Cuando se reducen el número de trabajadores y el nivel de producción se sostiene.

Al hablar de “trabajo” o de “horas hombre”, no se hace referencia a entes abstractos, al contrario, estamos hablando de las personas con las que trabajamos y convivimos diariamente. Por esto es muy importante que, al buscar el aumento de la productividad en el trabajo, se tenga en mente el bienestar del factor humano.

Evidentemente, el mejoramiento de la productividad dependerá de muchos factores y no se limita a que los trabajadores aumenten su capacidad productiva con el simple hecho de pagarles más, aumentarles las tareas o impartir cursos motivacionales. También hay otras formas que van desde simplificar los procesos y mejorar las condiciones de trabajo hasta la búsqueda de nuevas herramientas tecnológicas.

Hay que mencionar que, al hablar de herramientas tecnológicas, no se refiere sólo al uso de robots para la industria. También se refiere a implementar o desarrollar programas especializados para la administración de nuestra empresa. Un ejemplo es el uso de servicios de facturación en línea y de software especializado, como ProFact, que puedan ayudar en mejorar los procesos de una empresa y redundar en un mejoramiento de la productividad.

Existen muchas propuestas y técnicas para el mejoramiento de la productividad laboral. La recomendación es siempre estudiar cuáles pueden ser las mejores para nuestra empresa y si tenemos las condiciones necesarias para aplicarlas. Para tener un panorama de las opciones con las que contamos se puede consultar la Guía del Ingeniero Industrial y el Emprendedor publicada por la UNAM.

[1] INEGI. «Metodología de cálculo de indicadores de Productividad Laboral en la industria manufacturera». México, Consultado el 13 de mayo de 2014.